Loading...
>

Trabajadores adoptan a cachorro arrojado desde un auto en movimiento

Oscar trabaja como eléctrico industrial y, junto a su equipo de trabajo, fue testigo de cómo de una camioneta blanca arrojaban “basura” a la maleza de un terreno baldío.

Los hombres limpiaban la zona para facilitar el acceso de los autos al negocio, así que, como era de esperarse, se molestaron por la acción irresponsable del conductor, pero su sorpresa fue grande al ver que no era basura… ¡Era un perrito que temblaba y lloraba de miedo!

No dudaron en ayudar al indefenso animalito

Adoptan a perrito en taller mecánico recreoviral

Pasó un carro frente a mi trabajo, una ranger blanca caja California, modelo entre 94 y 98. Y sin pararse ni reducir la velocidad lanzaron por la ventana hacia un lote baldío a este perrito. Lo bueno es que cayó arriba de mucha maleza, lo que frenó el golpe y salió ileso pero muy asustado”.
¡Vaya manera de deshacerse de un animal! Por desgracia, eso es costumbre en muchos lugares de Latinoamérica.

La vida del cachorrito cambió de un momento a otro

Adoptan a perrito en taller mecánico recreoviral

Óscar y sus compañeros no podían quedarse indiferentes, como lo hicieron esas crueles personas que abandonaron al perrito, así que lo acogieron en el taller.
“Aquí le hicimos ropa y chaleco de seguridad. Está bien enano y casi lo pisamos. Decidimos quedarnos con él”.

Lo nombraron Chalán

Adoptan a perrito en taller mecánico recreoviral

Decidieron llamarle Chalán, que en México significa “ayudante”.

Ahora tiene todas las comodidades

Adoptan a perrito en taller mecánico recreoviral

Le construyeron una casita y le pusieron un pequeño chaleco para evitar pisarlo durante la jornada laboral. Chalán no pudo haber caído en mejores manos.
Ahora el pequeño recibe atención veterinaria, cuidados, baño y un inusual pero buen hogar.

Las redes sociales fueron testigos de esta linda historia

Adoptan a perrito en taller electrico recreoviral

Óscar se dijo sorprendido ante la reacción tan positiva de las personas y demostró que ayudar es fácil, barato y responsable:
“Nuestro trabajo es duro, tedioso y bastante pesado. Y aún así tenemos tiempo y la disposición de adoptar a ese pequeño gnomo peludo que, de una u otra manera, nos alegra el día cuando llega moviendo la cola para jugar con nosotros”.
¡Bien por este maravilloso equipo de trabajo!